Mejoró y mereció

A pesar de la derrota que sufrió ante Independiente, Belgrano interpretó mejor la forma de jugar que intenta implantar Esteban González, y evidenció un considerable progreso respecto al último encuentro.

Teté González y las indicaciones para sus dirigidos (Foto: Télam)


Con tan solo cuatro partidos oficiales disputados desde que asumió, Esteban González continúa trabajando para plasmar su idea futbolística en cancha. Esta vez ante Independiente, y más allá de la derrota, el rendimiento colectivo del equipo se asemejó más a lo que pretende Teté y su cuerpo técnico.

Desde el arranque mismo del encuentro, el elenco celeste le disputó el juego a Independiente sin titubear. Con una intensa presión en la mitad y tres cuartos de cancha -algo que el entrenador pretende para este nuevo Belgrano- los de Teté forzaban los errores de la visita. 

De hecho, la primera situación clara de riesgo que tuvo la B llegó como consecuencia de la presión que Jorge Velázquez ejerció sobre Gustavo Toledo, quien -apurado- hizo impactar un despeje en el cuerpo del arquero Martín Campaña.

Paralelamente al intenso trabajo de presión, tanto Federico Lértora como Mario Bolatti se comprometían con la salida desde el fondo cada vez que al equipo le tocaba iniciar su juego. Esto generaba mayor fluidez y claridad para luego buscar la conducción de Matías Suárez en tres cuartos de cancha. 

Así, junto con la seguridad que mostraba el debutante Cristian Romero en la última línea, el trámite del partido se mostraba mas que favorable para un Belgrano que hasta ahí terminaba de redondear una muy buena actuación general.

Sin embargo, en el momento menos esperado y cuando la B se imponía sin dificultades en el terreno de juego, llegó el gol de Independiente con un zurdazo de Emiliano Rigoni, que sorprendió a Juan Carlos Olave en un descuido.

Ya en el complemento, y a pesar de encontrarse en desventaja, Belgrano continuó jugando con intensidad respetando el libreto confeccionado por Teté González.

Un remate de Iván Etevenaux que exigió a Campaña, y una increíble situación que no pudo concretar Lucas Aveldaño a pocos metros de la valla demostraban que la B era superior a Independiente.

El hecho de no poder convertir, obligó al DT a introducir variantes. Mauro Óbolo por Mario Bolatti, Fernando Márquez por Claudio Bieler, y Nahuel Luján por Cristian Romero fueron las tres alternativas a las que apostó el cuerpo técnico para revertir el marcador.

El sistema de tres defensores, tres volantes, un mediapunta y tres atacantes -con Suárez recostado hacia la izquierda- que nació como consecuencia de dichas alternativas dejó algunos claros en la retaguardia y no fue lo suficientemente efectivo para conseguir la igualdad.

Vale señalar que la suerte -mala- también conspiró para que el Pirata no alcance la paridad, ya que en la última jugada, un remate de Óbolo pegó en la espalda de Velázquez justo cuando el balón buscaba la red.

Más allá de eso, el vaso medio lleno muestra con claridad que Belgrano fue superior a su rival en todo momento y, que de a poco, las ideas y la mano de Esteban González comienzan a hacer mella en el andar de un equipo que deberá continuar mejorando.