La reacción no fue suficiente

En Tucumán, Belgrano terminó cayendo ante Atlético por 2 a 1. A pesar de la mejoría que evidenció en la segunda etapa, el Celeste se quedó con las manos vacías.

Foto: Télam

El equipo conducido por Ricardo Zielinski continúa sin encontrar la tan ansiada victoria que le permita salir de los últimos lugares de la tabla de colocaciones.

Ante el Decano, la B mostró desde el comienzo algunas modificaciones con el objetivo de mejorar en la marca, como así también en la distribución de la pelota. 

Pero, al menos en la primera mitad, dichas alternativas no alcanzaron a ser lo suficientemente efectivas, ya que Guillermo Farré y Sebastián Prediger no lograban capturar los rebotes que allí se generaban, dejando desguarnecida a una defensa que debía lidiar mano a mano con el tridente Rodríguez-Sampedri-Menéndez. 

Encima, Mario Bolatti tampoco encontraba socios con los cuales construir, motivo por el que la pelota siempre derivaba en los pies de los jugadores locales.

En ese contexto, el gol tucumano no tardó en llegar tras una gran maniobra de Cristian Menéndez en la que desairó a Cristian Lema y le cedió el gol a Luis Rodríguez.

Posteriormente, en el segundo tiempo, y apremiado por la desventaja, Belgrano encaró el cotejo con otra actitud. Mayor presión y sobre todo decisión para disputarle el juego a los tucumanos, fueron las razones por las que el Celeste pudo crecer.

Con Farré, Prediger y Bolatti mejor plantados, el equipo en general lució más sólido. Además, si bien la presencia de César Pereyra en lugar de Iván Etevenaux no aportó tanto en materia ofensiva, sí posibilitó que Renzo Saravia se viera obligado a proyectarse para suplir la ausencia del Polaco, dándole mayor dinamismo al juego instrumentado por el Pirata.

Esta levantada de Belgrano en la segunda mitad se vio respaldada por el empate parcial que Lema consiguió con un imponente cabezazo, que tornó estéril la volada de Christian Lucchetti luego de un tiro de esquina.

Pero lamentablemente, el Celeste no logró sostener el buen trabajo que hasta allí había llevado a cabo, y ya en tiempo de descuento, sufrió la caída de su valla. 

Sobre el final, Jorge Velázquez "se durmió" increíblemente y dejó libre a Guillermo Acosta. Esto desacopló el armado defensivo de la B, lo cual fue aprovechado por la Pulga Rodríguez para escabullirse en el área y señalar el  2-1 con un disparo de cabeza.

De esa manera, el Pirata sufrió una dura derrota -la séptima del campeonato- y no logra revertir su paupérrimo presente futbolístico. 

En dos ocasiones, Belgrano terminó padeciendo la presencia goleadora de Rodríguez, futbolista que curiosamente estuvo muy cerca de incorporarse como refuerzo a las filas celestes a mediados de 2015, pero que finalmente no concretó su llegada a barrio Alberdi.