Perseverancia y triunfo

Luego de haber jugado un flojísimo primer tiempo, Belgrano cambió la cara en el complemento, buscó la victoria y revirtió un encuentro que pintaba mal. Los cambios de Ricardo Zielinski surtieron efecto y le dieron otro aire al juego celeste.

Más allá de que "la B" mostró algunas aristas positivas en el comienzo mismo del partido, sobre todo de la mano de Lucas Zelarayán y Mauro Óbolo,  Banfield fue creciendo con el transcurso de los minutos e impuso su vertiginoso juego ofensivo.

La prolija y eficaz conducción de Walter Ervitti y Juan Cazares, hacía que la pelota llegara limpia a Facundo Castillón y Mauricio Cuero, las principales cartas ofensivas del elenco de Matías Almeyda.

Los extremos castigaban con su desequilibrio a Renzo Saravia y Pier Barrios, quienes no sabían como contrarrestar las intervenciones locales. 

De hecho, el gol de penal de Banfield llegó luego de que Saravia desacomodara a Castillón dentro del área, en una jugada que Cuero inició por el sector izquierdo de la defensa celeste.

Cuando consiguió aumentar por medio de Sergio Vittor, "el Taladro" agigantó aun más su dominio. 

Guillermo Farré se mostraba impreciso, y Jorge Velázquez no retrocedía para auxiliar a Barrios. Párrafo aparte para la bajísima performance de Emiliano Rigoni, quien no hizo pesar nunca su capacidad y deambuló por el terreno de juego. 

Todo esto conspiraba contra un Sebastián Prediger que debía lidiar solo en la mitad, y no podía evitar que la pelota llegara siempre con facilidad a los pies de Cuero y Castillón.

Con este adverso contexto en contra, Ricardo Zielinski mandó a la cancha a Fernando Márquez y Lucas Parodi en reemplazo de Velázquez y Rigoni respectivamente. 

Los retoques le brindaron una inmediata mejoría al "Pirata", que nunca se dio por vencido y en los segundos 45 se llevó a puesto a Banfield.

"El Chino" Zelarayán comenzó a tener mayor respaldo, y a partir del allí empezó a ganarle a Nicolás Domingo. Este panorama permitió que el empate llegara de la mano del propio Zelarayán, quien recibió en la puerta del área, engañó a sus marcadores y definió cruzado con un remate que dejó a Enrique Bologna sin respuesta.

Sin ánimo de amoldarse a la igualdad, "el Pirata" aprovechó el aire fresco que le proporcionaron los cambios, desnudó todas las dudas del "Taladro", y arribó a la victoria con una jugada de Márquez y Parodi que derivó en penal, y que Cristian Lema trocó por gol.

Así, Belgrano mostró rebeldía y perseverancia para revertir la mala imagen del primer tiempo, no se entregó nunca y se trajo un gran triunfo desde el sur del Gran Buenos Aires.

Foto: ole.com.ar