Méndez, preocupado por los refuerzos

Belgrano goleó a Colón en su último amistoso

Sequeira firmó con Belgrano

Lema: "Quiero revertir la situación"

El Pirata venció a la Lepra

26 de diciembre de 2011

Un año histórico

ESPECIAL | Diciembre 2011

Sin dudas, el 2011 permanecerá para siempre en la memoria de todos los hinchas celestes. Es que durante este año, Belgrano vivió muchos momentos importantes, tanto en el plano deportivo como en la faz institucional. A continuación, BelgranoQuerido te ofrece un repaso de lo que sucedió a lo largo de este 2011 histórico.

Luego de haber desempeñado una muy pobre campaña durante el 2010, Belgrano recorría los primeros días del presente año con la ilusión de poder llevar adelante una excelente cosecha que le posibilitara pelear por un ascenso.

Ya con Ricardo Zielinski como DT, el plantel pirata comenzaba con sus trabajos de pretemporada en la ciudad de Necochea. Allí, el equipo integrado por 33 futbolistas se preparaba para encarar el calendario de la mejor manera.

Claudio Pérez y Ribair Rodríguez, provenientes de Tigre; Cristian Tavio, de Atlético Tucumán; Pier Barrios, del Anderlecht; y Marcos Lazaga, de Cobreloa, eran las caras nuevas de la plantilla y se sumaban al club para completar la nómina de jugadores.

Y, así, el primer capítulo futbolístico del 2011 se rodó el viernes 4 de febrero. Ese día, la "B" empató 1 a 1 con San Martín (SJ) en el Gigante de Alberdi, con el debut de Lucas Parodi desde el arranque. Ocho de los once jugadores que estuvieron presentes aquella noche, fueron de la partida en la histórica promoción que el "Pirata" le ganó a River en el mes de junio.

Tras este cotejo vinieron otros encuentros en los que el "Ruso" Zielinski  introdujo algunas variantes que provocaron ciertas dudas en los simpatizantes y la prensa. Pero, finalmente y pese a la desconfianza, el tiempo le dio la razón al entrenador, quien supo armar una estructura sólida para afrontar los cotejos en condición de visitante -con un esquema 4-4-1-1-, y una propuesta más ambiciosa para jugar en Alberdi, con cuatro defensores, tres mediocampistas, un enganche y dos delanteros.

El mérito del DT y el compromiso de los futbolistas, le posibilitó a Belgrano protagonizar una de las más grandes remontadas de su historia: sumó 38 puntos en el primer semestre de 2011, lo cual le permitió acumular 59 unidades en la tabla general para ubicarse, así, en el cuarto peldaño y por ende en zona de promoción.

De esta manera, el "Pirata" vivía los primeros días del mes de junio con mucha alegría y sobrado optimismo como producto de la favorable situación deportiva. Pero, paralelamente, el club también comenzaba a dar sus primeros pasos en materia de normalización institucional, ya que la Cámara Segunda de Apelaciones en lo Civil y Comercial desestimó los "recursos" interpuestos por los abogados de las antiguas comisiones directivas, lo cual preparaba el terreno para que el juez Saúl Silvestre pusiera fecha a la realización de elecciones democráticas con padrones abiertos para que Belgrano dejara de ser administrado por una gerenciadora y retornara a manos de sus socios.

Volviendo al plano futbolístico, el 18 de junio se confirmaba que el rival del "Pirata" en la promoción sería nada más ni nada menos que River Plate. Y, como era de esperar, la prensa nacional e internacional posó sus ojos sobre esta serie que tuvo al "Celeste" como protagonista.

Tanta fue la ansiedad y el furor que generó este acontecimiento que los hinchas agotaron la entradas en pocas horas, con disturbios incluídos.

Finalmente, el primer partido se jugó la noche del 22 de junio en el Gigante de Alberdi. Aquella jornada convirtió el clima invernal en una atmósfera cargada de calor, expectativa e ilusión en el "Julio César Villagra".

Sin dudas, que el primer encuentro ante el "Millonario" en Alberdi quedará grabado a fuego en el corazón de los hinchas. Es que Belgrano se dio el gusto de arrebatar a River en el Gigante, con goles de dos jugadores símbolo: César Mansanelli -de penal- y César "Picante" Pereyra. El cotejo, además, estuvo marcado por el hecho de que los simpatizantes de "la Banda" invadieron impunemente el campo de juego en el segundo tiempo e increparon duramente a sus jugadores. Tras 20 minutos de parate por el incidente, el  juego se reanudó como si nada hubiese sucedido.

Cuatro dias después, llegó el día decisivo: Belgrano debía ratificar sus pretensiones y visitar a River en el mismísimo Monumental.

Esa tarde tuvo todos los condimentos. Porque los dirigidos por Ricardo Zielinski se encontraron con un gol de Mariano Pavone casi en el arranque mismo del partido, porque la "B" peleó estoicamente, porque Guillermo Farré igualó el cotejo con una corrida memorable cuando Belgrano transitaba su momento más complicado dentro de la cancha y porque Juan Carlos Olave dio la estocada final al atajar un penal cobrado injustamente por Sergio Pezzotta.

Nervios, ansiedad, amor, indignación, júbilo, alegría y locura implosionaron en el corazón de los hinchas celestes cuando el propio Pezzotta dio por finalizado el encuentro, luego de los serios incidentes que se produjeron en el estadio.

Ese momento vivido será imborrable y quedará tatuado en el recuerdo de todos los hinchas piratas, independientemente de todo lo que pueda suceder en el futuro. Aquella jornada del 26 de junio de 2011 figurará en el historia del fútbol argentino como el día en que Belgrano protagonizó una de las epopeyas deportivas más heroicas de todos los tiempos, ascendiendo y condenando a uno de los equipos más importantes del mundo al descenso de categoría.

La caravana y el retorno a Córdoba fue increíble. El país y el mundo se hicieron eco del logro conseguido por el "Pirata", mientras que cientos de miles de personas le brindaron al equipo una bienvenida multitudinaria que colmó las calles de Córdoba.

Y como si todo eso hubiese sido poco, los días subsiguientes estuvieron marcados por otra buena nueva: el club volvía a estar en manos de los socios tras 9 años. De esta manera, Armando Pérez -único candidato que presentó lista- dejaba de ser el titular de un exitoso gerenciamiento para convertirse en el presidente del Club Atlético Belgrano.

Consumado el ascenso histórico y el proceso de normalización institucional, el "Celeste" comenzaba a diagramar lo que sería su retorno a primera división. Para ello, la nueva comisión directiva aseguró la continuidad de Juan Carlos Olave, Claudio Pérez, Ribair Rodríguez y César Pereyra y realizó, además, siete incorporaciones que estuvieron determinadas por los arribos de Hernán Grana, Alejandro Lembo, Juan Quiroga, Esteban González, Federico Mancuello, Federico Almerares y Andrés Silvera.

Mientras el equipo se preparaba para su debut frente a All Boys en Floresta, las semanas previas se vieron un tanto convulsionadas cuando la Asociación del Fútbol Argentino comunicó su decisión de implementar, a partir de agosto de 2012, una nueva estructura en el torneo de Primera División que integrara a los 20 equipos de Primera más los 20 del Nacional B en un solo campeonato . Por aquellos días, no parecía casual el hecho de que la modificación del formato se anunciara luego de que River descendiera al Nacional B.

La medida generó muchas críticas desde distintos sectores y finalmente la AFA dio marcha atrás con su proyecto, dejando todo como estaba.

El 6 de agosto, Belgrano debutó en el Apertura 2011 con All Boys, en Buenos Aires. Dicho partido, finalizó igualado en 1 y César Pereyra marcó el primer gol del campeonato para la "B".

El transcurso de los partidos mostró a un equipo que fue adaptándose de a poco a la máxima categoría, que realizó una excelente campaña y que se sintió más cómodo actuando como visitante, donde obtuvo un 73% de efectividad, y no así de local. 

Y si de localía hablamos, hay que destacar que existieron bastantes idas y vueltas en torno a ese aspecto. Es que en un principio, la dirigencia decidió que la "B" hiciera de local en Alberdi, salvo en los partidos frente a Newell's, Independiente, Colón y Vélez , equipos a los que recibiría en el Mario Kempes

Pero las masivas convocatorias que superaron los 40 mil espectadores por cotejo en el estadio provincial, cambiaron el parecer de la cúpula dirigencial, motivo por el cual se determinó que Belgrano continuara jugando en dicho reducto y no en barrio Alberdi, como sí había sucedido en la segunda fecha fecha frente a Olimpo.

Sobre el final del año, los magros resultados cosechados en el Kempes  -22% de efectividad- volvieron a modificar la opinión de los directivos y  el "Pirata" disputó sus dos últimos partidos como local en el "Julio César Villagra", sumando 4 puntos de los 6 en disputa.

Justamente el último encuentro del año -victoria frente a Arsenal en Alberdi- no sólo marcó el cierre de campeonato sino que también significó, por un lado, la consumación de la mejor campaña de Belgrano en torneos cortos de primera división -sumó 31 puntos en la tabla de posiciones- y, además, la despedida de uno de los íconos del plantel: Franco Vázquez, quien jugará en el Palermo de Italia.

No hay que dejar de lado la participación del "Celeste" en la Copa Argentina, donde el "Pirata" debutó con una contundente victoria ante Sacachispas por 3 a 0 y clasificó a los 16avos. de final, instancia en la que deberá medirse con Independiente el próximo año.

El épico ascenso obtenido, la normalización institucional y la mejor campaña en primera de su historia fueron los tres acontecimientos que hicieron de este 2011 un año inolvidabe para el Club Atlético Belgrano. 

Por todos los logros obtenidos y por la responsabilidad que deberá asumir toda la comunidad pirata en pos de continuar transitando por la misma senda, BelgranoQuerido despide este 2011 con alegría y espera que el año venidero sea más auspicioso y próspero aún.

¡Felicidades!