Sin goles en Alberdi

Lema, orgulloso de vestir la camiseta celeste

Victoria de Belgrano en La Paternal

Méndez: "En el Kempes no lo ganábamos"

Belgrano venció en la vuelta a Alberdi

25 de julio de 2011

Incomprensible cambio

26-07-2011 | A partir de agosto de 2012 cambiará la estructura del torneo de Primera División del fútbol argentino. El nuevo campeonato estará integrado por los 20 equipos de Primera más los 20 del Nacional B. La decisión deja mucho que desear.

La medida fue aprobada por el Comité Ejecutivo de AFA con 22 votos favor y 4 en contra. Tan sólo Newell's, Racing, Vélez y All Boys fueron los clubes que se abstuvieron.

Pese a que la Asamblea General deberá dictar la aprobación final en octubre próximo, es un hecho que el nuevo e inentendible formato comenzará a regir a partir del mes de agosto del año que viene.

La nueva y descabellada estructura mostrará un campeonato compuesto por 40 equipos: 20 de la Primera División más otros 20 de la Primera B Nacional. En consecuencia, la competencia se dividiría en cinco zonas de ocho equipos cada una. Luego, los mejores cuatro de cada zona -20 clubes en total-, disputarían una nueva ronda en la que se pondría en juego el título y la clasificación a la Copa Libertadores. En tanto, los cuatro peores equipos de cada llave jugarían otro certamen para definir los pases a la Copa Sudamericana y 4 descensos: 2 a la Primera B Metropolitana y 2 al torneo Argentino A.

Hay que destacar que la temporada de primera división (2011-2012) que comenzará en los próximos días no contará con descensos.

La medida tomada despertó muchas suspicacias ya que los argumentos esgrimidos no parecen ser lo suficientemente convicentes a la hora de justificar un cambio tan abrupto y radical. Tampoco parece casual el hecho de que la modificación del formato se haya anunciado luego de que River descendiera al Nacional B en el último torneo.

Para muchos, esta alteración estructural no hará más que proteger a los denominados "clubes grandes" y, al mismo tiempo, producirá un profundo decaimiento en el nivel competitivo del fútbol argentino.