Méndez, preocupado por los refuerzos

Belgrano goleó a Colón en su último amistoso

Sequeira firmó con Belgrano

Lema: "Quiero revertir la situación"

El Pirata venció a la Lepra

18 de marzo de 2011

106 años

La ansiedad se refleja al caminar. Pasos cortos pero apurados. El colectivo continuó su marcha y la ilusión se desliza por la Sol de Mayo. Quiere llegar ya. Cruza por la bajada hasta la plaza y, en diagonal, se dirige hacia Arturo Orgaz.

La ilusión comienza a sentir palpitaciones. Es que se lleva muy bien  con el color celeste que brilla en las banderas. Espera que el semáforo le tire un guiño de esperanza y cruza la avenida que lleva el nombre del colonizador.

El humo copa la atmósfera alberdiana y se desliza al compás de pianos, bajos y acordeones y, ¿por qué no?, de guitarras y rocanrolles.

La ilusión sigue su marcha y cruza la calle Santa Rosa. A lo lejos se deja ver un uniformado vestido de azul y, como ella no suele llevarse bien con ese color, se cuela por un rinconcito libre en la intersección de Orgaz y Pasaje Cordero.

Las palpitaciones comienzan a transformarse en adrenalina. Es que la ilusión ya cruzó la calle Rioja y se topó con su meca: el Julio César Villagra, reducto que lleva ese nombre en homenaje a la “Chacha”.

Allí, en esa misma esquina, la ilusión se saluda con la emoción y, metros más adelante, se abraza con la locura, el sentimiento y, su prima, la pasión, emprendiendo un camino ajeno al sentido común. Un camino hacia el interior del Gigante de Alberdi.

Porque Belgrano es todo eso. Un cúmulo de ilusiones, locuras, emociones, rituales y raras alquimias que fluyen por la geografía local y que, fin de semana tras fin de semana, encuentran un lugar común en el popular barrio de Alberdi.

Porque Belgrano también es pueblo. Y, por ende, es la pasión de un pueblo.

Porque Belgrano es el espíritu revolucionario de la Reforma del 18 y la travesura de la siesta.

Es el Cordobazo y el cosquilleo del primer beso en la Plaza Colón. Es la vocación del doctor del Clínicas y la lucha inquebrantable del obrero cervecero. Es el Río Suquía y el Pasaje Aguaducho. Es el grito del nativo comechingón y la humildad del que menos tiene.

Por los siglos de los siglos, y como reza la canción: "Locura que no tiene cura ni explicación".

www.BelgranoQuerido.com.ar
19-03-2011