Méndez, preocupado por los refuerzos

Belgrano goleó a Colón en su último amistoso

Sequeira firmó con Belgrano

Lema: "Quiero revertir la situación"

El Pirata venció a la Lepra

27 de febrero de 2011

Errores compartidos

27-02-2011 | Belgrano perdió ayer con Rosario Central por 2 a 1 y mostró una imagen totalmente distinta a la que exhibió en el último cotejo que disputó, en Alberdi, ante San Martín (T)

Sin presión, sin movilidad ni profundidad, la "B" arrancó el partido con una notable parsimonia que le permitió a Central adueñarse de la pelota.

El primer tiempo mostró la cara más pálida de Belgrano. El mediocampo "celeste" estuvo estático durante muchos pasajes y Franco Vázquez se retrazó demasiado en el campo de juego. Esto facilitó el aislamiento de César Pereyra y Mariano Campodónico, quienes, en soledad, no pudieron -siquiera- insinuar algo de peligro.

Este panorama le permitió a Central erigirse como protagonista. Sin desplegar un gran juego ni mucho menos, el "Canalla" se adueñó de todas las alternativas y consiguió abrir el marcador tras una jugada que Méndez y Chitzoff iniciaron con total libertad por el sector derecho de su ataque.

Luego de la anotación, los jugadores celestes siguieron sin reaccionar, mostrando una palidez llamativa.

En el complemento, las falencias continuaron apareciendo. Pero, esta vez, llegaron desde fuera del campo.

Así como en el último partido que Belgrano disputó ante San Martín (T) se destacaron los aciertos del entrenador pirata a la hora de plantar el equipo, tras la derrota de ayer no se puede dejar de mencionar que, entre otras cosas, la variante que dispuso el DT -mandó a Luciano Lollo a jugar de volante central- fue determinante en la segunda anotación que consiguió el elenco rosarino apenas comenzado el segundo tiempo.

La descompensación que sufrió el equipo fue notoria y quedó evidenciada en el contragolpe que derivó en la segunda conquista de Central.

Luego, al promediar la segunda etapa, el DT celeste entendió que era hora de buscar soluciones en el banco. 

En primer lugar, Zielinski mandó a la cancha a César Mansanelli en lugar de Lollo. El "Hacha" jugó como volante central, mientras que Ribair Rodríguez continuó haciendo lo propio en el carril derecho. Y aquí una  controversia: ¿No era más lógico colocar cada pieza en su lugar y enviar a Mansanelli a jugar por la banda y a Ribair por el centro?

En segundo término, el DT pirata ordenó el ingreso de Iván Etevenaux para darle más profundidad y velocidad al equipo. Pero el entrenador decidió sacar a otro volante ofensivo como Juan Carlos Maldonado que, si bien no tuvo un gran rendimiento, podría haber sido una buena opción a la hora de encontrar sociedades con el propio Etevenaux, Franco Vázquez y César Pereyra.

La derrota que cosechó ayer Belgrano fue producto de una serie de errores compartidos. En la etapa inicial los jugadores tuvieron un magro rendimiento dentro del campo y se olvidaron del libreto que tan bien habían interpretado ante San Martín (T). Luego en el complemento, los desaciertos provinieron desde la conducción técnica y, si bien es evidente que -como suelen manifestar los protagonistas- "el rival también juega", Belgrano no tuvo la suficiente inteligencia como para imponerse ante un Central que dominó el partido pero que no mostró argumentos fuertes a su favor a la hora de justificar la victoria.