Sin goles en Alberdi

Lema, orgulloso de vestir la camiseta celeste

Victoria de Belgrano en La Paternal

Méndez: "En el Kempes no lo ganábamos"

Belgrano venció en la vuelta a Alberdi

24 de septiembre de 2010

El juego que supimos conseguir

www.BelgranoQuerido.com.ar
24-09-2010

Editorial

La derrota de anoche ante Chacarita no hizo más que empeorar el panorama futbolístico que vive Belgrano por estos tiempos. En un partido que fue mal jugado por ambas partes, el "Funebrero" primereó al "Pirata" y se quedó con los tres puntos.

Más allá del resultado, lo que preocupa es el bajo rendimiento general de este equipo pero, por sobre todas las cosas, la palidéz a la hora de generar juego. Ya en el partido ante Deportivo Merlo pudieron verse varias falencias que, en la jornada de ayer, se repitieron nuevamente.

A la luz de las performances que mostró Belgrano en los últimos dos encuentros, quedó en evidencia que el sistema de 3-4-1-2  no funciona con estos intérpretes. En el fondo, Luciano Lollo, Gabriel Loeschbor y Fernando González -el más regular de la defensa- quedan demasiado desprotegidos ya que tanto Mariano Aldecoa -delantero devenido en mediocampista- como Mauricio Casierra -de voluntad inquebrantable ante Deportivo Merlo- cumplen a medias el rol de carrilero, situación por la cual no terminan gravitando defensiva ni ofensivamente. Por su parte, Mariano Campodónico y César Pereyra deben bajar demasiado para tomar contacto con la pelota, mientras que Franco Vázquez -rodeado de marcadores- no encuentra socios con quienes descargar. Quizás los únicos jugadores que mantienen su regularidad con este sistema son -junto con Fernando González- Adrián Maidana y Guillermo Farré, quienes a fuerza de marca superan el nivel de sus compañeros.

Hasta hace unos meses atrás, esta situación era totalmente impensada. Ni al más pesimista hincha de Belgrano se le ocurría proyectar un panorama de esta magnitud con cambios de esquema, variantes de nombres y, sobre todo, sin un patrón claro de juego. Si bien el DT Guyón tiene sus responsabilidades en el armado del equipo, no hay que olvidar que el entrenador se vio en la obligación de cambiar debido al bajísimo rendimiento que mostraron algunos jugadores que el año pasado eran número puesto en el esquema del "Jabalí".

Hoy por hoy, teniendo en cuenta los números, sólo sirve ganar. ¿Pero de qué manera? Por lo pronto, el camino más factible parece ser el de concentrar todos los esfuerzos en pos de recuperar el volumen de juego que tanto resultado le dio al equipo en la temporada pasada con toque, paciencia, tenencia y circulación de balón. Y si no, que lo diga un sabio conocedor de fútbol como Ángel Cappa: "Jugar bien significa tener la posesión de la pelota y con eso tratar de generar situaciones de gol. Uno no juega bien porque sí; trata de jugar lo mejor posible porque es la manera más directa y eficaz para ganar".