Sin goles en Alberdi

Lema, orgulloso de vestir la camiseta celeste

Victoria de Belgrano en La Paternal

Méndez: "En el Kempes no lo ganábamos"

Belgrano venció en la vuelta a Alberdi

6 de mayo de 2009

Nota con Javier Liendo

Deportes Córdoba


06-05-2009
El 6 de febrero de 2005, un nuevo nombre se colaba por primera vez entre los titulares celestes: Javier Liendo. El pibe de las inferiores del club debutaba en el primer equipo pirata (Craviotto era el DT por ese entonces) y lo hacía justo con la 10 en la espalda. Esta tarde, Belgrano goleó 3-0 a Sarmiento de Junín. Y se esbozaba una nueva sonrisa en los hinchas: "Tiene calidad, parece", se escuchaba en la platea del Gigante de Alberdi.

Con sólo 16 años, el volante central competía por el puesto con Mario Bolatti. "Todavía mi mamá me hacía la chocolatada", recuerda. En medio de ese torneo, Liendo participó del sudamericano sub 17 con la selección argentina, donde tuvo de compañeros al Kun Agüero, Ever Banega, Juan Forlín y Buonanotte, entre otros. Y era el capitán de ese equipo.

Sin embargo, al final del campeonato, tras algunas inconvenientes se fue del club haciendo uso de la patria potestad ya que era menor edad.

-¿Por qué te fuiste?
- Porque Manzanares (gerenciador de Córdoba Celeste en ese entonces) me vendió y no quiso blanquear la venta, entonces me enojé y me fui. Mi problema fue con él y con el fideicomiso.

-¿A dónde te vendieron?
-Se comentaba que al Inter, pero yo se bien que fue a un grupo de empresarios que me quería colocar en ese equipo porque después me crucé en España con Ramón París, el empresario que puso la plata por mí, y me contó cómo había sido todo.


La venta que se hizo fue a futuro: los inversores habían comprado una parte del pase del jugador para que siga un tiempo más en el club y luego adquirir la ficha completa. De esta forma, el pase quedó en poder de Liendo y Belgrano no recibió nada a cambio. "Conmigo perdieron patrimonio del club. Me podrían haber vendido en 10 millones o 10 pesos, pero sea el dinero que sea, servía para pagar la quiebra", confiesa.

CINCO AÑOS DESPUÉS. Con sólo 21 años, Javi ya vistió varias camisetas. "Cuando me fui de Belgrano estuve muchos meses parado. Después de eso me tuvieron que inscribir en un equipo de 3ra división de España para poder sacar el pase. Jugué solo dos partidos".
Y ahí sí, el volante se puso la remera del Murcia, equipo que lo llevó al viejo continente. Luego de un año y medio en España, emigró al Boavista de Portugal. "Fue donde mejor me sentí futbolísticamente, pero había mejores que yo y por eso no jugaba", asegura.
Con ganas de poder recuperar el ritmo futbolístico perdido durante todo ese tiempo, regresó a Sudamérica. Jugó seis meses en Nacional y otros seis en Bella Vista, ambos equipos del fútbol uruguayo. Luego, en julio de 2008 aterrizó en Sportivo Luqueño de Paraguay. Ahora está en 2 de Mayo, de ese mismo país. "Estoy jugando bastante y volviendo a mi nivel", dice.
Eso sí. Cansado de viajar pensó en volver al club que lo vio nacer antes de llegar al país guaraní, pero no hubo caso. "Quise volver en julio del año pasado porque estaba cansado de viajar pero hicieron oídos sordos y me vine para acá. Quizá en julio regrese a Argentina", asegura. Es que a principio de temporada, Belgrano no tenía definido quién sería su volante central; Javier Lux tenía pensado abandonar la actividad profesional y Mario Pacheco aún no había sido contratado, y allí creyó tener la posibilidad de volver a vestirse de celeste. "Hablamos, pero no quisieron saber nada". Hoy, tiene el pase en su poder.

CATEGORÍA DE LUJO. La clase `88 le ha dado grandes frutos al equipo de barrio Alberdi. Si bien Matías Suárez fue a quien la hinchada tuvo la oportunidad de disfrutar en mayor media y hoy festeja los goles de Pablo Chavarría, el primero de esa camada que mostró su juego fue justamente Liendo. Todos ellos, eran compañeros en los equipos juveniles. "En inferiores teníamos un equipazo. Jugabamos Maidana (integra el plantel profesional), Bourges (llegó a debutar) y yo al medio; de enganche iba Matías (Suarez); y adelante estaban Hernán (Hechalar) y Chavarría".

-¿Te arrepentís de algo?
-De no haber podido jugar en primera división con todos ellos. Hicimos juntos todas las inferiores y todos llegamos. Pero no me arrepiento de lo que hice. Sí me hubiera gustado jugar más tiempo en Belgrano y poder devolverle todo lo que me brindó de chico, porque me formó como persona, jugador y profesional. Siento que tengo una deuda pendiente con el club. Sueño con volver en cualquier momento.
____________________________________________________________________