Sin goles en Alberdi

Lema, orgulloso de vestir la camiseta celeste

Victoria de Belgrano en La Paternal

Méndez: "En el Kempes no lo ganábamos"

Belgrano venció en la vuelta a Alberdi

28 de abril de 2009

Olave: "Soy hincha de Belgrano, ellos a mi no me quieren y yo tampoco los quiero a ellos"

Redacción Belgrano Querido

29-04-2009
Juan Carlos Olave se convirtió en una de las figuras de Belgrano en el clásico ante Talleres. El portero, además, fué el gran protagonista de la tarde: Se peleó con la gente, con Lussenhoff y fué impactado por un hielo proveniente de una de las tribunas.

"Fué un partido muy luchado, muy trabado, donde Talleres tuvo, en el primer tiempo, 15 minutos donde lo dominó. Después Belgrano hizo pié en el partido y tuvimos las situaciones más claras. No las pudimos concretar, asi que nos queda el sabor de que nos podríamos haber llevado algo más. En el segundo tiempo dominamos claramente. Estos son partidos donde no tenés muchas situaciones de gol. Nosotros tuvimos dos clarísimas, que de haberlas concretado nos hubiese posibilitado llevarnos los tres puntos", señaló el arquero.

Con respecto al incidente protagonizado con la tribuna ántes de comenzar el segundo tiempo, Olave advirtió: "Me pegaron con un hielo. Fué algún estúpido que podría haber mandado aTalleres al descenso si uno se hubiera quedado tirado en el piso. Después le hechan la culpa a los jugadores. Primero me pega en la cara y después me pega en el pecho el hielo . Ya está, después me levanté porque tampoco le podés dar tanto protagonismo a un tarado que está en la tribuna. (...) Son rivalidades. Yo soy hincha de Belgrano. Ellos a mi no me quieren y yo tampoco los quiero a ellos. Es parte del futbol. Yo lo vivo de esa manera. Los clásicos siempre tienen un agregado extra de adrenalina, así que se viven de maneras muy intensas".

Por último, en referencia al encontronazo que el arquero tuvo con Federico Lussenhoff, Olave expresó: “Yo, al menos soy hincha de Belgrano, de mi equipo, en cambio él vino a Córdoba sólo por la plata. Eso es diferente. Y que no diga nada, porque sabe perfectamente donde vivo. Y si quiere nos juntamos y arreglamos las cosas. Yo lo fui a buscar a Lussenhoff, no él a mí. Le fui a recriminar esa jugada de mala leche. El clásico pasado lesionó a Mario (Pacheco), así que hay que aprender a no meter la pata siempre de mala leche. Los dos somos jugadores muy temperamentales, pero él se hace el guapo porque está con toda su gente de fondo. Ojo, a mí de guapo no me va a ganar, soy más guapo que él”.
____________________________________________________________________